America

En Bogotá, una capital mundial del ciclismo, los ciclistas temen convertirse en víctimas de delitos

La bicicleta es una parte esencial de la identidad colombiana: omnipresente, más barata y, en algunas comunidades urbanas, a menudo una forma más rápida de desplazarse.

Ninguna ciudad colombiana encarna mejor el desplazamiento sobre dos ruedas que la capital, Bogotá, donde el área metropolitana de casi 11 millones de habitantes carece de sistema de metro y sufre algunos de los peores atascos del mundo.

La ciudad tiene más de 1,1 millones de bicicletas, según las autoridades, y registra casi 900.000 desplazamientos diarios en bicicleta. Los domingos y festivos se cierran más de 130 km de las principales calles, una tradición que suele congregar a dos millones de personas cada vez.

“Es el ADN de esta ciudad”, afirmó el alcalde de Bogotá, Carlos Fernando Galán.

Pero los robos y asaltos a ciclistas que se han producido este año han puesto nerviosos a muchos de los ciclistas de Bogotá. Un reciente informe de prensa estimó que en la capital se robaba una bicicleta cada 42 minutos y que pequeñas bandas de ladrones han virado su atención a los ciclistas.

“La inseguridad para el ciclista es con alerta máxima”, afirmó Yim Ángel, fundador de un colectivo de defensa de los ciclistas. “Nosotros como ciclistas contribuimos al medioambiente, a la movilidad, a la salud, al deporte, a la recreación. Pero en este momento, no tenemos la garantía de seguridad para poder movernos libremente por la ciudad de Bogotá. Nos da miedo”.

Related Articles

Back to top button