America

Tras el paso de Otis hay necesidad urgente de agua, alimentos y ayuda

A los turistas los sacaban en autobuses de Acapulco para socorrerlos en puntos tan lejanos como la capital de México. Pero miles de habitantes se quedaron a lidiar con el caos y la destrucción del huracán Otis, que convirtió su paraíso en un terreno desolado.

El sábado, a tres días de que la tormenta categoría 5 tocara tierra en México, los vecinos recorrían calles cubiertas de vidrio roto, árboles desgajados y postes caídos. Por todo Acapulco la gente buscaba agua y alimento en tiendas saqueadas. Otros se valían de los radioaficionados para intentar ubicar a sus seres queridos. Y muchos imploraban a los líderes mexicanos que abastecieran la zona con recursos básicos.

“El gobierno no está ayudando”, dijo Roberto Alvarado, de 45 años, luego de discutir con un sargento del ejército que solo entregó una caja de alimentos y cuatro botellas de agua para cada hogar.

Alvarado afirmó que ni de lejos era suficiente en medio del nivel de desesperación que había llevado a la gente de la ciudad a saquear supermercados y tiendas de víveres.

Las tiendas de comestibles fueron blanco de saqueos.Credit…Quetzalli Nicte-Ha/Reuters

We are having trouble retrieving the article content.

Please enable JavaScript in your browser settings.


We are confirming your access to this article, this will take just a moment. However, if you are using Reader mode please log in, subscribe, or exit Reader mode since we are unable to verify access in that state.


Confirming article access.

If you are a subscriber, please log in.

Related Articles

Back to top button