Europe

El asesinato de un desertor ruso reaviva el temor por los escuadrones de la muerte

Los hombres que mataron a Maksim Kuzminov querían enviar un mensaje. Esto era evidente para los investigadores españoles incluso antes de descubrir quién era. Los asesinos no solo le dispararon seis veces en un estacionamiento del sur de España, sino que pasaron por encima de su cuerpo con el auto.

También dejaron una pista importante sobre su identidad, según los investigadores: casquillos de balas de pistolas Makarov de 9 milímetros, una munición estándar del antiguo bloque comunista.

“Era un mensaje claro”, dijo un alto funcionario de la Guardia Civil, la autoridad policial española que supervisa la investigación del asesinato. “Te encontraré, te mataré, te atropellaré y te humillaré”.

Kuzminov desertó de Rusia a Ucrania el verano pasado, pilotando su helicóptero militar Mi-8 hasta territorio ucraniano donde entregó la aeronave además de un conjunto de documentos secretos a agentes de los servicios de inteligencia ucranianos. Al hacerlo, cometió el único delito que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha dicho una y otra vez que nunca perdonará: la traición.

Kuzminov en una rueda de prensa en septiembre, en Kiev, la capital ucraniana. Antiguo piloto ruso, desertó a Ucrania en su helicóptero militar el verano pasado.Credit…Vladyslav Musiienko/Associated Press

Related Articles

Back to top button