Opinion

El animal más difícil de encontrar es un topo que nada bajo la arena

Si vieras un topo marsupial septentrional, te sorprenderías. Conocido por los pueblos aborígenes del desierto occidental de Australia como kakarratul, no tiene ojos y su pelaje es desgreñado y dorado. Con solo 10 centímetros de nariz a cola, el animal cabe en la palma de la mano. Y, a diferencia de los topos de Norteamérica, es un marsupial.

Pero probablemente no verías ninguno: aunque los animales son abundantes, los avistamientos siguen siendo muy raros porque los topos marsupiales del norte viven en túneles bajo las dunas de arena, y navegan con un movimiento similar al de la natación utilizando unas patas delanteras parecidas a aletas.

“Es el animal más difícil de encontrar”, afirmó Denzel Hunter, guarda forestal indígena que trabaja en la vigilancia y conservación de la fauna salvaje en las tierras del pueblo Nyangumarta. “Cada vez que salimos a buscar topos marsupiales del norte, encontramos pruebas de que están ahí. Pero yo nunca he visto ninguno”.

A principios de este mes, los guardabosques Kanyirninpa Jukurrpa Martu encontraron un kakarratul en el Gran Desierto Arenoso, a casi 1609 kilómetros al noreste de Perth. Las fotografías de la criatura, que solo había sido vista un puñado de veces en la última década, amplían el conocimiento científico de la especie y de las regiones desérticas, que constituyen casi un tercio de la superficie de Australia.

El hallazgo también pone en relieve el valor de los 60 grupos de guardas forestales del desierto que supervisan gran parte del sistema nacional de zonas protegidas de Australia.

Related Articles

Back to top button